En esto estamos...

Parar la pelota. Pensar. Otear el horizonte. Levantar la cabeza en la mitad de la cancha y dejar de correr por los laterales mirando al suelo. Hay formas de trabajar la seguridad. Pero lleva tiempo. Planes. No hay respuestas en la urgencia. Este no es un blog urgente. Hay que abrir los ojos. Mirar al otro. Sentirlo. Traerlo. Acá vamos a tratar de reflexionar, de jugar corto para llegar lejos. Vamos a discutir la inseguridad y analizar las políticas de seguridad. Hoy, en general, no hay verdades ni mentiras: hay apuro hueco y complicidades. No nos bancamos el discurso dominante sobre la inseguridad y somos críticos de las cortas respuestas progresistas. Vamos por más. Vamos al hueso. A donde duele. A veces duele sentir y muchas otras, pensar. Somos Criminal Mambo. Un blog sobre seguridad ciudadana del campo nacional y popular.

miércoles, 9 de febrero de 2011

Le melange de l´opposition

Auto-expresivo en muchas vertientes y con capacidad comunicativa; Es el signo de la expresión artística, sociabilidad, simpatía, superficialidad y espíritu derrochador. Símbolo de la comunicación, la interacción y la neutralidad. Incansable optimismo, felicidad y del disfrute de la vida. Pueden ser amantes divertidos.

Lupus, eso es el número 3 o también la pregunta de La Nación: ¿Cómo luchar contra el narcotráfico y el crimen organizado?

¡Seguimos con las palmas!



Mauricio Macri
En primer término debemos recuperar un concepto fundamental en esta materia y que los gobiernos de los Kirchner se empeñaron en desconocer y debilitar: el control estatal. Es paradójico que quienes se han atribuido el rol de constructores del Estado hayan libremente dejado actuar a quienes con su ilícito proceder destruyen como ningunos la esencia de la estructura estatal. Cuando el Estado defecciona y no cumple sus tareas fundamentales el crimen organizado lo sustituye. Es primordial comprender el concepto de políticas de Estado del que venía hablando, pues una de las principales falencias sobre las que se monta el narcotráfico y el resto de los delitos que conforman la criminalidad organizada, son las deserciones del Estado. Como decía, el control estatal es la llave maestra para ahuyentar a las organizaciones delictivas de nuestro territorio. Ese control oficial, permanente y riguroso, se traduce en acciones concretas; control del espacio aéreo con un sistema de radarización total del territorio nacional, detección y erradicación de pistas de aterrizaje clandestinas; exhaustivo cotejo migratorio con entrecruzamiento de bases de datos, verificación de las actividades de carga y descarga en nuestros aeropuertos y puertos, contactos permanentes con los ministerios públicos fiscales y policías de los países limítrofes y de la región, comunicación en tiempo real con las representaciones extranjeras en nuestro país, sobre todo las de los países que sirven como destino de las remesas de estupefacientes que se envían desde la Argentina. Además, unificar las bases de datos de todas nuestras fuerzas de seguridad nacionales y otorgar relieve a la función de las policías provinciales para que actúen en forma mancomunada. Promover en el ámbito federal, al igual que se hizo en la ciudad de Buenos Aires, una reforma de nuestro sistema de investigación judicial, poniendo en cabeza de los fiscales la investigación directa de estos delitos. Además, comprender que estas modalidades delictivas (narcotráfico, trata de personas, venta ilegal de armas, entre otras) persiguen principalmente un objetivo económico y por lo tanto el Estado en su conjunto, nacional, provincial y municipal, debe dotar a los operadores del sistema de los elementos financieros, contables y jurídicos para poder controlar las actividades de lavado de activos producto de esos crímenes. Capacitar a nuestras fuerzas de seguridad en la persecución de esas modalidades, dotarlas de instrumentos pertinentes, mejorar sus condiciones salariales y funcionales y por sobre todo ofrecerles el respaldo político suficiente para que encararen decididamente esa tarea.

Básicamente lo que tiene EEUU pero le entra falopa como loco de todas maneras. Digo, me parece que antes de pensar en montar toda esta parafernaria habría que ver de cuánto estamos hablando, de qué volumen de guita y tráfico. Yo no tengo idea pero antes de gastar un montón de guita que se podría usar para otra cosa. Me parece que la Argentina tiene niveles bajos de consumo y de tráfico. En tal caso destinaría más guita para la prevención y  atención de los y las jóvenes en situación de riesgo. Como siempre la derecha encuentra la salida en la represión y en el control. Un clásico.


Elisa Carrió y Patricia Bullrich
La lucha contra el narcotráfico se da en los siguientes planos

a. Información e investigación de modalidades, rutas y medios utilizados. Control severo sobre las mismas

b. Desarticulación del poder de narcotraficantes en villas a través de una entrada efectiva del Estado a las misma

c. Radarizacion de todo el territorio nacional. Utilización de mapeo inteligente para detección de pistas clandestinas de aterrizaje. Programa de información y detección conjunta de carteles en espacios internacionales. Control estricto de lavado de dinero, con la creación de una nueva agencia autónoma del poder del gobierno. Detección de vínculos del poder político o sindical con narcocriminalidad

Control. Control. Control. Para los niveles de narcotráfico y crimen organizado que maneja la Argentina estas respuestas que vimos hasta ahora son excesivas. Yo creo que es un tema importante y hay que atenderlo, pero con un diagnóstico serio y evaluaciones certeras sobre volúmenes de tráfico o lavado de dinero efectivamente realizado. Ni siquiera se realiza en la actualidad una inteligencia sofisticada sobre las grandes bandas. Primero hacer los deberes para saber donde estamos parados.

Sí se puede arrancar operativamente sobre las cocinas. Están a la vista de todo el mundo y cuentan con complicidad policial en casi todos los casos. Como siempre, si tenemos una poli como la Federal o la Bonaerense no vamos a poder atacar ni controlar nada de nada.

Fernando Solanas
Primero hay que atacar la estructura del narcotráfico y del crimen organizado en su cúpula y en sus relaciones con el poder político territorial y la corrupción policial.

Es mas que llamativo que la inmensa mayoría de los procedimientos que aparecen ante la opinión pública se concentra la represión sobre los últimos eslabones de la cadena: los pequeños traficantes barriales, las mulas y los consumidores.

Respecto de las "cocinas" de elaboración de droga y en la represión a las cúpulas de las redes de distribución se opera poco o nada. Es muy significativo -y vergonzoso- que la inteligencia española tuviese previo conocimiento del embarque de una tonelada de cocaína en nuestro país y que ni la policía federal, ni la aduana, ni la policía aeronáutica ni el Gobierno supiesen nada de ello.
 
¡Basta! Me cansó Pino. Hace política por lo que lee en los diarios. Diga algo maestro, un  dato, un política pública a desarrollar. ALGO. ¡Me hartó!

Ricardo Alfonsín
Esta nueva fuerza federal, nos va a permitir dar una respuesta más eficiente a la lucha contra el narcotráfico, la trata de personas, el lavado de dinero, el delito informático, es decir el delito complejo. Voy a promover, además, la reforma de la ley de enjuiciamiento criminal federal, para adoptar un sistema acusatorio nítido que permita una pronta respuesta judicial frente al crimen, que incorpore también métodos alternativos, con intervención de las víctimas para los delitos menores.

Tengo miedo de salir de closet y hacerme radical. Grosso Riki, el primero que habla de delito complejo, incorpora la justicia, métodos alternativos. Faaaaa... Esta punteando muuuuuy tranquilo todas las respuestas. Bien +

Ernesto Sanz
El narcotráfico es un ejemplo perfecto de la economía del delito. Los 701 kilogramos de cocaína de máxima pureza encontrados en el campo del concejal kirchnerista Héctor Hugo Palma y los 944 kilos de cocaína a España en un avión que estuvo parado en una base área estatal durante 55 días, son un claro ejemplo de la ausencia, imprevisión o complicidad del Estado. Hay que hacerce cargo y enfrentar el problema.

El Estado tiene que avanzar en tres aspectos. Primero, controlar las fronteras, detectar las pistas clandestinas y el lavado de dinero con todos los medios que hoy permite la tecnología. Parece mentira que el Estado dependa de Google para descubrir la pista del concejal kirchnerista en Formosa. Sólo eso habla de la incompetencia del gobierno.

En segundo lugar, la policía debe ser debidamente entrenada para detectar y prevenir el crimen con tecnología y se deben redireccionar las reparticiones de investigaciones, hoy dirigidas más a entrometerse en la vida de dirigentes políticos opositores que en la detección del delito. Además, hay que dotar a la justicia de los medios necesarios para aplicar la ley de manera ejemplificadora.

En tercer lugar, se debe terminar con las condiciones de vulnerabilidad social, en todos los sectores, que generan la demanda de estupefacientes.

El problema de Ernesto a diferencia de Ricardo es que no puede hablar si tirar mierda. Hay un déficit claro de dotación de personal de las fuerzas de seguridad, pero no es responsabilidad de este gobierno, es un arrastre de destrucción de las fuerzas federales. Eso conspira contra un correcto control de fronteras. De todas maneras la Argentina tiene una extensión fronteriza difícil de controlar en toda su dimensión, hay que ser realista. Estados Unidos no puede hacerlo y tiene toda la tecnología y logística disponible para realizarlo. Entonces seamos sensatos, veamos que tenemos y también cuánto es lo que hay que combatir. Todo lo demás es pura saraza.

Francisco De Narvaéz
Primero que nada se necesita decisión política para ir a fondo. Equipos especiales para investigaciones complejas con fuerzas de seguridad preparadas para infiltrar y desbaratar estas bandas. Manejo de la información criminal para llegar a las cabezas y no cortar siempre por el eslabón más débil. En el narcotráfico apuntar también a prevenir que la droga ingrese (radarización, control de fronteras, scanners y una fuerza nacional especial para seguir de cerca todos los circuitos de la droga). Controlar los precursores químicos para que desaparezcan las "cocinas". Romper la cadena de comercialización a menor escala apuntando a la recuperación de los adictos, brindar protección a testigos y líneas anónimas para que todos puedas denunciar si hay narcos en sus barrios.
 
Jajajaaa!! Sssssssseguro. Tengamos una fuerza de seguridad digna primero y después vemos. Así no podemos planificar nada. Igual, como les gusta a los políticos hablar como en las películas eh! Es una mezcla de CSI, DEA, FBI, CIA, Agentes de CIPOL y Nikita. Cualquiera Colo, tu mapa de la inseguridad es una berretada y la única denuncia contra un narco es de un pibe que compró fasito y no pegaba.

2 comentarios:

AGUSTIN dijo...

Y finalmente, tenés razón... el único que dio una respuesta correcta fue el hijo del finado.
El déficit de su respuesta es cómo (cómo deshacer la red de delincuencia policial, la trensa de la justicia federal, la rosca conurbana).

Anónimo dijo...

Larga el faso, ciberk
están al horno... el tuerto insigne de mierda esta muerto... perón nunca murio... Udes ya "fueron"
Renuncien ya a las 3 lucas... y busquese un laburo decente...