En esto estamos...

Parar la pelota. Pensar. Otear el horizonte. Levantar la cabeza en la mitad de la cancha y dejar de correr por los laterales mirando al suelo. Hay formas de trabajar la seguridad. Pero lleva tiempo. Planes. No hay respuestas en la urgencia. Este no es un blog urgente. Hay que abrir los ojos. Mirar al otro. Sentirlo. Traerlo. Acá vamos a tratar de reflexionar, de jugar corto para llegar lejos. Vamos a discutir la inseguridad y analizar las políticas de seguridad. Hoy, en general, no hay verdades ni mentiras: hay apuro hueco y complicidades. No nos bancamos el discurso dominante sobre la inseguridad y somos críticos de las cortas respuestas progresistas. Vamos por más. Vamos al hueso. A donde duele. A veces duele sentir y muchas otras, pensar. Somos Criminal Mambo. Un blog sobre seguridad ciudadana del campo nacional y popular.

lunes, 25 de octubre de 2010

Empieza por casa


Lupus, una de las cosas que nos parecía importante a la hora de analizar, pensar, discutir… en fin, abordar el tema de la seguridad -y que dio origen a este blog- era la necesidad de parar la pelota, mirar la cancha y entender. Algo fundamental para saber a qué estamos jugando.

Entonces hay que definir algún esquema de juego. Nuestra idea táctica. Nuestro dibujo.



Básicamente cuando hablamos de la seguridad ciudadana, lo hacemos partiendo de tres ideas fuertes: protección de la vida, libertad y patrimonio de las personas.

“Llamamos
seguridad ciudadana al conjunto de temas relacionados con la forma en que las sociedades perciben y enfrentan los riesgos y amenazas en su entorno más inmediato“.

La idea de una seguridad en y para la democracia surge desde la perspectiva de la seguridad humana, que significa retomar a la persona, en lo individual y lo colectivo, como el eje principal del objetivo de la seguridad.”


Estas premisas nos permiten partir desde un punto de vista distinto al que esta vinculado con la represión o el discurso asociado a la protección de los bienes de las personas. Y esto es importante, porque tal diferencia nos obliga a proponer, por ejemplo, fuerzas policiales basadas en la prevención y políticas públicas orientadas a la erradicación de la pobreza, el desempleo y la violencia familiar. No en la represión, el endurecimiento de penas, o más cárcel y más policías.

Entonces, lo primero que queremos es proteger la vida. Y en el marco más amplio de la seguridad ciudadana las amenazas a la vida pueden darse en un asalto, un secuestro, una toma de rehenes pero también en accidentes de tránsito o violencia familiar, trata de personas, feminicidios, etc.

Yo creo amigo Lupus que esto es muy importante. Porque nos permite abrir la cancha en lo ancho y mirar un poco mejor a todos los jugadores. Ahora podemos comenzar a esbozar una idea de juego. Ya vendrá el tiempo del juego asociado, los roles y la pelota parada.

Por eso, y para no ser muy extenso y seguirla en sucesivos posteos, se me ocurre que para entender el “drama” argentino de la seguridad es
importante comenzar por casa. ¿No le parece?
 





Seguridad para con uno mismo
Seguridad no busques en los demás
Seguridad para con uno mismo
Seguridad no es la cantidad
Seguridad necesito para actuar
En este olvidado mundo
Parece que hay que asegurarse
Basta ya de este pensar
Puede ser tarde ya cuando decidas cambiar
Seguridad para con uno mismo
Seguridad no busques en los demás
Seguridad para con uno mismo
Seguridad no es la cantidad
Los valores están
Invertidos se sabe ya
Al deseo de pertenecer
No le dejes cambiarte
Basta ya de este pensar
Puede ser tarde ya cuando decidas cambiar
No prefieras señalar a entender
No no siempre vas a pertenecer
Aunque creas estar atento
El tiempo te va a alcanzar
Y vas a estar a fuera
Fuera fuera
Pidiendo entrar
Vas a estar a fuera
Fuera fuera
Seguridad para con uno mismo
Seguridad no busques en los demás
Seguridad para con uno mismo
Seguridad no es la cantidad
Seguridad
Necesito para actuar
En este olvidado mundo
Parece que hay que asegurarse
Basta ya de este pensar
Puede ser tarde ya cuando decidas cambiar
Los Cafres