En esto estamos...

Parar la pelota. Pensar. Otear el horizonte. Levantar la cabeza en la mitad de la cancha y dejar de correr por los laterales mirando al suelo. Hay formas de trabajar la seguridad. Pero lleva tiempo. Planes. No hay respuestas en la urgencia. Este no es un blog urgente. Hay que abrir los ojos. Mirar al otro. Sentirlo. Traerlo. Acá vamos a tratar de reflexionar, de jugar corto para llegar lejos. Vamos a discutir la inseguridad y analizar las políticas de seguridad. Hoy, en general, no hay verdades ni mentiras: hay apuro hueco y complicidades. No nos bancamos el discurso dominante sobre la inseguridad y somos críticos de las cortas respuestas progresistas. Vamos por más. Vamos al hueso. A donde duele. A veces duele sentir y muchas otras, pensar. Somos Criminal Mambo. Un blog sobre seguridad ciudadana del campo nacional y popular.

jueves, 11 de febrero de 2016

Volvimos

Amigo Rulo, la contextura de la patria nos convoca a volver. Han pasado tantas cosas desde que dejamos de escribir acá. Es cierto que tu magia se desparramó en Facebook, pero es tiempo de copar cualquier herramienta de comunicación, volver a las bases.

Vuelve el ajuste.

Nosotros volvemos al blog. Raro. Porque los blogs en realidad crecieron en Argentina junto a un modelo de inclusión. Muchos blogs vinieron a contar y a discutir lo bueno que estaba pasando en Argentina. Luego lo tildaron de relato, pero habrá que preguntarle a las argentinas y los argentinos cuál es el relato de sus vidas en estos últimos 12 años.

Bueno, lo cierto es que nosotros nos dedicamos a la seguridad nacional y popular. Repasando: habíamos empezado entendiendo que el modelo político que incluía, que garantizaba derechos, que promovía el empleo, que ponía a la política como centro transformador, que se desendeudaba, que reclamaba Malvinas, que creaba Tecnopolis, le estaba faltando dar esa discusión en seguridad.

Como una premonición, apenas unos meses después de la aparición de CRIMINAL MAMBO, Cristina Fernández de Kirchner creó el Ministerio de Seguridad y le dio una vuelta de rosca histórica al tema.


Acompañamos eso, lo difundimos, siempre desde el mismo lugar: entendiéndolo como un camino hacia una seguridad nacional y popular. El sendero se lleno de piedras y de nombres de pintores que no eran artistas. Retrocesos.

En el lado de la comunicación, Facebook nos daba más llegada y facilidad.

Ahora que Mauricio tiene la obsesión de producir desangelados a mansalva, ahora que se les ve muy claramente el culo a los monos, ahora que sabemos más que nunca que todo preso es político, nosotros tenemos que volver.

Los despidos son inseguridad. La devaluación junto a la inflación y la recesión es inseguridad. La falta de libertad de expresión es inseguridad.

Poner defensores de genocidas en cargos públicos es inseguridad. Ordenar allanamientos en horas de la noche es inseguridad. Cerrar Fabricaciones Militares es inseguridad.

Y si quieren hablar de la seguridad como tradicionalmente se la conoce y que la podríamos situar en las competencias del Ministerio de Seguridad, balear una murga también es inseguridad.

El plan de emergencia en seguridad, el traspaso desprolijo de la Federal, los despidos en el Ministerio de Seguridad, el derribo, los cacheos, la mano suelta, los negocios con EEUU e Israel. Algunos ejemplos de los temas que vamos a empezar a escribir para difundir y debatir.

No es esta la herramienta principal de la lucha militante, ni la segunda ni la tercera en importancia. El objetivo político es que nuevamente un proyecto nacional y popular gane las elecciones. Seguramente no es por acá que vamos a lograr eso.

Esta es una herramienta más, que nos gusta usarla. Escribir sobre temas que nos apasionan.

Sabemos del efecto corto que tiene: la famosa frase "nos leemos entre nosotros". Así y todo esto nos sale del cuerpo. Estos muchachos que están en el gobierno están repletos de odio y el odio está construido en base a que se le ha disputado el poder real. Lo significan con las formas pero nos odian por el fondo. Queremos discutir el fondo y que se hagan cargo.

Lupus